22 agosto 2009

Acércate




Hoy estoy buscando palabras para llegar a tu corazón.
Pero no son las palabras las que pueden hacerme llegar a ti.
Solo mi corazón sabe hablarle a tu corazón.
Solo así siento que me escuchas.



A menudo me pregunto que busco en ti.
Un viejo recuerdo, un viejo sentir, un viejo calor, no se.
A menudo me pregunto que buscas en mí.

Me doy cuenta que solo tocando un corazón me siento completo.
Y es tu corazón el que quiero tocar.
Un viejo calor, un viejo recuerdo. Me traen aromas de amor.
Solo una cosa puede hacerme tan completo.
Y esa cosa es el amor.

Miro atentamente al conocer a alguien,
Busco en los ojos un corazón, busco encontrarte en tu mirada.
Tocarte sacude todo mi cuerpo.
El tacto de tu piel remueve mi alma.

Por qué nos alejamos cuando el amor quiere surgir desde nosotros.
Es ese sentimiento la única cosa que puede unir a las personas.
Es el amor lo único que todos estamos esperando con intensidad.
Que bella es una sonrisa que nace de lo profundo de ti.
Que hermosa es una mirada que sabe verte.
Que embriagador es el tacto de quien tan solo busca sentirte.

Me gusta escucharte, por que detrás de las palabras puedo sentirte a ti.
Detrás de las palabras puedo ver tus sueños.
Detrás de las palabras siento tus miedos.
Veo que no buscas explicarme algo, siento ganas de acogerte, de sentirte.

La vida duele, lo he sentido.
Que bien, poder sentir.
Solo cuando el sufrimiento surge, es cuando podemos recordar algo muy importante.
La comodidad nos hace sedentarios interiormente.
Cuando algo se descoloca es cuando la fuerza del corazón nace.
Solo cuando te sientes morir, es cuando surge la fuerza de tu corazón.
Hay algo en ti que no va a dejarte morir en vida.
Hay algo muy dentro de ti, que despierta, cuando te sientes sin fuerzas.
Cuanto más sufro más amo.
Te invito a que aceptemos nuestra vulnerabilidad.
Nuestra fuerza radica en la capacidad de dejar ver nuestro corazón.
En nuestra capacidad de amar sin motivo alguno aparente.
En poder acercarnos sin temor.

Solo amándonos nos podemos sentir.
Y lo único que hay de por medio son las dudas.
Ya no hay tiempo para las dudas.
Ni un solo segundo más.
En eso radica la fortaleza.
En la incapacidad de dudar.
En la seguridad de ser.
¿Por qué tendríamos que dudar en ser quienes somos?
¿Acaso podemos ser otra cosa?
No hay cosa más bella, que ver a alguien autentico.
Me estremece ver una persona con la osadía de ser espontáneo.
Amada osadía, cuanto te añoro.


17 agosto 2009

Hara


La verdadera pandemia que asola a la humanidad, es que el SER, se ha convertido en un extraño para nosotros. Algo desconocido, que no entendemos ni vislumbramos.

Tenemos las tecnicas para sentirlo y no las usamos correctamente. Seguimos dando importancia a lo que nos hace sufrir, y sentir tan limitados. Tan solo la fuerza que otorga el Hara puede darnos el impulso suficiente para salir de ese agujero negro, en el todos en algun momento nos hemos encontrado atrapados.

Poco importa lo mucho que creamos saber, ni tan siquiera lo abierto que tengamos los corazones si no somos capaces de ser y hacer lo que pensamos y decimos, capaces de manifestarnos, dejarnos ver y elegir estar presentes. Hacer esto requiere haber tomado posesión de la zona baja de nuestro cuerpo, nuestro vientre. Haberse aposentado en el Hara.

Por tanto no se trata de mantener la atención en el Hara, sino más bien de estar aposentados sobre el, habitarlo y mantener una conexión permanente. Esto conlleva a un estado del ser, en donde sentimos nuestra autentica identidad y por tanto nuestra seguridad se abre ante nosotros como una flor se abre en tierras fértiles. Sentimos la fortaleza que nos corresponde por derecho y la capacidad de mostrarnos abiertamente sin albergar duda alguna.
Un corazón solo puede sentirse seguro con la fuerza que le brinda sentirse en el centro. Con la seguridad suministrada por el Hara.

Solo el hombre que ha conocido sus tinieblas siente la autentica necesidad de ir más allá. De salir de la oscuridad y liberarse de sus cargas.
Todo intento intelectual por “elevarse” conlleva a la persona a la egocentricidad y al sentimiento de superioridad. Que tarde o temprano termina por hacer caer y permite ver los autenticos limites, sumiéndose cada vez más en su infierno. Que dará la oportunidad al hombre de dar un vuelco a su corazón, a sentir la rebeldía de seguir viviendo entre las sombras de sus limites. Que otorgara el impulso del despertar del corazón.

La cima de un árbol solo llega a su pleno desarrollo si este está solidamente enraizado, el espiritu solo se desarrollar en su verdadera medida si no niega sus raíces, es decir, si conserva incesantemente el sentimiento de la unidad original de la vida.
Solo a través de la tierra podremos conocer los cielos, solo creando un vinculo con el mundo aceptaremos realmente lo divino. El espiritu impregna cada atomo de esta realidad, y no hay otra manera de lograr penetrar en el corazón de Dios. Estate junto a la madre y el padre llegará.

Solo se puede hacer realidad nuestro verdadero destino, si en lugar de instalarnos como maestros, somos servidores de la Gran Vida. Es una cuestión de auto identificación.
El Yo se caracteriza, tanto por el deseo y la ambición de brillar, como por el temor a fracasar.
Claro que en nuestro camino, podemos ser portadores del linaje de nuestra tradición y desarrollar la maestria. Pero ante todo debemos ser sirvientes. No nos sentamos por encima del alumno por ser un maestro, nos sentamos más arriba para poder tender una mano. Nuestro trabajo consiste en despertar la maestria del que nos escucha, en hacer arder el cosmos que arde en el interior de todos.