04 julio 2009

Te amo...


¿Y que excusa tendremos que inventarnos hoy para acercarnos? ¿Que conversación coherente vamos a crear para atrevernos a sentirnos mutuamente? ¿Seremos capaces hoy de mirarnos sin sentir la necesidad de llenar ese espacio con palabras?

- Hola ¿Qué Tal?
-Bien, ¿Y tú?
-Bien

¿Cuantas veces hemos repetido estas palabras? Es cómico si lo miras bien. Y si lo miras mejor ¿Qué hay? Un querer acercarte uno al otro. Saber como te sientes en ese momento. Expresar el júbilo que te genera la presencia de un alguien. Es hermoso. Y esta belleza se podría dejar ver más claramente si nos atreviésemos a decir lo que realmente sentimos.

Quiero hacer un llamado, un llamado a la presencia del amor manifestado sin ningún temor. Digamos: Te Quiero, cuando nos sintamos en agrado en presencia de alguien. ¡Que miedo ni que pamplinas! Eso ya tiene que comenzar a ser cosa del pasado.
Así que por favor no te asustes si un día cualquiera te digo Te Quiero.

Tengamos la osadía de ser lo que sentimos, expresar lo pensamos. Tener la suficiente seguridad como para creer en nosotros y en nuestras manifestaciones. Cualquier otra cosa es una mentira.

Seguridad viene de Seguro. Y algo seguro es algo real. Y lo único real es el Ser. Así que solo cuando estamos en estado de plena presencia, cuando Somos, es cuando se expresa la autentica seguridad. Seguridad no es actuar con violencia u orgullo. Seguridad es dejarte salir, y cuando sales de verdad se nota. Tus palabras y tu mirar harán vibrar a quien te escuche. Eso maestría. La pura expresión del amor. Por eso es que un autentico maestro es quien te sabe tocar el corazón.

No hay cosa que nos de más miedo que el ser auténticos. Y no hay cosa más bella que ver a alguien autentico. Estamos destinados a enamorarnos de esa expresión tan real.
Cantemos, cantemos cada día y dejemos salir el verdadero naad, el sonido de tu corazón. Y eso no es nada esotérico, ni hace falta conocer a un gurú escondido en una cueva que esta esperando el momento oportuno para aparecérsenos e instruirnos en los recónditos secretos del universo. El sonido de tu corazón es la expresión de ese sentimiento que impregna cada célula de tu cuerpo. Y bien seguro que está. Podemos aprender a localizarla con facilidad o podemos llegar a desconocer la manera de contactar con ella. Hay trucos. Todos en un momento u otro dejamos salir nuestra ternura. A veces hace falta ver un bebe, a veces hace falta ver a alguien que te guste, enamorarte. Mira lo que sientes, mira lo que cantas. En realidad no le cantas a nadie, ni te enamoras de nadie. Es una necesidad intrínseca del ser humano el poder expresar el amor que llevamos dentro. Obsérvalo y pronto sabrás encontrarlo cuando te apetezca. El segundo paso es tener el valor de expresarlo. Ya luego podrás sentir lo mismo mirando unas hojas de un árbol, las nubes, la voz de la gente... Vivirás enamorado y no serás decepcionado. Por que ya no estas dándole falsas formas al amor.

Escuchemos, por que tu corazón es mi corazón. Y nuestro corazón me importa. Todo lo que ahí ocurra me conmueve, me estremece, me enamora, me hincha, me eleva.

Ya se ve venir, ya lo estamos tocando. Ya esta aquí. Te amo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario