19 octubre 2009

Más allá del mar


Pregúntale al mar, si cierto es, que más allá del horizonte existe un lugar,
en el que nadar entre sueños ya olvidados es posible.
Donde moran todas las poesías no escritas,
Y el viento es música que nunca sonó.

Hoy mi amor,
El sol me llama a estar aquí.
Danzar con tu corazón.
Y navegar entre tus olas,
sin importarme naufragar.
Y sumergirme en tu mar.
Perderme en ti.

El alba me llama a cantar,
a recordarme y ver.

Fácil de distraer somos,
Y propensos a olvido también.
Más solo la voluntad nos permitirá recordar.
Ella te levanta de tu lecho,
ella te hacer estar vivo y no muerto

Dime donde vive la voluntad,
Y en su busca iremos.
No habrá valle, mar o montaña,
que se interponga en nuestro cometido.

Si un día despiertas y tu bienestar escapado a,
Levántate y en su busca ve.
Y aunque te cueste la vida, no desistas.
No hay mayor dolor que una vida perdida esperando tus sueños.
Esto es un juego, apostémoslo todo.
La vida no es tan seria, poco importan los resultados.

No hay un amanecer en los que tus sueños no te miren a la cara.
Si miedo a perder tienes. Perdido ya estás.

El mañana empieza hoy, y el ayer muerto está.
Atrapa tus deseos y baila con ellos.
Bebe de su boca y embriágate de ellos.

Hoy mi amor,
Sentirte allí donde este, mi anhelo es,
Escucharte en cada sonido y tu consejo ver, mi sueño es.
Amarte a cada acto y sentirte en cada hálito, es mi propósito.

09 octubre 2009

Caminando


¿Qué te queda en la vida?
¿Qué has logrado construir?
¿Estás haciendo aquello que quieres hacer?
¿Dices lo que quieres decir?
¿Cuál es el autentico origen de tu malestar?
¿Cómo puede ser que aunque el motivo cambie tu malestar parece ser el mismo?


Al ser humano le encanta seguir corrientes. Primero seguimos la corriente que nos ofrecen los padres, luego la que nos ofrece la sociedad. Y si logramos salir de ahi, seguimos la corriente de alguna doctrina o filosofía, sin que importe lo bella que sea.
Lo cierto es que todas nos alejan de nosotros mismos.
Pueden haber unas pocas que señalen en tu dirección, pero hasta ahí llegan.
Solo tu intención y tu voluntad pueden hacerte adentrar en tu vasto océano interno.

No importa cuanto dinero, amantes, salud o trabajo tengas. Nada de eso te va a dar la dicha permanente con la que todos soñamos.
No conozco el camino, ni el método si es que existe tal. Tan solo tengo un puñado de historias de unos pocos valientes que lo lograron. Todos apuntan hacia la misma dirección. Esa es mi guía, mi esperanza, mi bastón.

Algo hemos podido vislumbrar en algún momento, y a eso nos aferramos con fé.

Benditos sean los instantes de paz y plenitud que nos han invadido en algún momento. Esa es la fragancia de la rosa que jamás lograremos olvidar.

24 septiembre 2009

La ley del amor



No es el amor de otro lo que llena tu corazón y te produce bienestar. Es tu propio amor el que lo hace. Solo el amor que brota de tu interior es el que puede hacer rebozar tu corazón y hacerte sentir pleno. Pero el amor solo puede brotar de tu interior cuando lo das a otro.


No tiene que existir razón alguna para amar. Amar es una sin razón. Las razones son cosa de la mente. Pero el corazón no usa ese lenguaje. Pensar sobre el amor es absurdo. La mente no sabe nada de eso y nunca lo sabrá. No intentes encontrar razones por las cuales amar a otro. O lo sientes o no lo sientes, no hay más.

Tenemos dos opciones, dos maneras de vivir. O bien somos mendigos o bien somos emperadores. O bien puedes ir por la vida mendigando amor, y lamentándote por el vacío que hay en tu corazón. O bien te sientes un rey. Y un rey no es aquel que tiene un titulo. Un rey es aquel que sabe lo mucho que tiene, aunque no siempre lo sepa ver, pero igualmente sabe que esta allí.

Nadie te puede dar amor, el amor que sientes solo puede surgir de ti, pero no es algo que puedas obtener en el exterior.
El amor llama al amor, como un lobo llama a su manada. Cuando brota el amor de tu corazón, este llama al amor de quienes te rodean. Y cuanto más dejas surgir tu amor, más fuerte es ese llamado y más amor escuchará la llamada y saldrá de su escondite para reunirse con el amor de tu corazón.

Hemos estado confundidos largo tiempo. Hemos creído que la vida funciona según las directrices de nuestra mente, que sigue una lógica. Pero la realidad es que en la vida no hay nada lógico. De hecho no hay nadie quien se halla creado una vida a base de la lógica y si por alguna razón existiese ese alguien. Ese simple hecho ya seria algo ilógico.
La lógica no existe, solo ha sido un malentendido. Resultado de la falta de confianza del ser humano en la vida. Ni tan siquiera las matemáticas son lógicas. Quien de verdad sabe matemáticas, bien sabe que hay un punto a partir de cual no se puede determinar nada con certeza, bien sabe de la existencia del caos. Y esto ultimo tampoco existe, solo es una manera de expresar que no hay nada que podamos controlar.

La vida tampoco funciona según las directrices del corazón, la vida funciona según las directrices del espíritu. Lo que pasa es que esto último aún nos resulta demasiado extraño y difícil de entender. Eso es por que no es algo para entender.

Nos han enseñado que si tienes dos monedas y das una, pierdes y te quedas con menos. Y que si la guardas no pierdes nada y lo conservas. Hay algo que en occidente llaman inversión, otros le llaman compartir y otros dar. Parece lo mismo, pero la consciencia que hay detrás hace que sea totalmente distinto, aun que el acto se disfrace con la misma a capa. Quien invierte solo piensa en si mismo y en tener más. Quien comparte, teme a perder por eso solo da un poco. Quien da sabe del amor, ya que sabe que su corazón no es diferente del corazón del otro, y que por tanto el bienestar de su hermano es su bienestar. Y es ese quien más recibirá. Así es como funciona el amor. Es un bien que se incrementa a medida que más das. Totalmente ilógico, pero así es como funciona todo en la vida.

Un día un viejo hombre le pregunto a Dios. – Señor todo poderoso; siempre te venerado y respetado. He ofrecido mi vida a ti. Sin embargo, aunque he conocido el amor también he sufrido mucho. Nunca he llegado a entender por que me llegaste a negar el amor y por que cuando lo tenía no era tanto como me hubiese gustado.
Y Dios le respondió: Eso es por que durante toda tu vida has estado confundido. Has creído que lo que necesitabas es lo que deseabas. Si siempre hubiese sol y nunca lluvia, tu planta nunca hubiese crecido. Son las agitaciones de tu corazón lo que te permitirá crecer.

El amor es un florecimiento interno, algo que brota dentro de ti, y de hecho siempre está. Solo es la inseguridad lo que lo reprime y esconde.
Todo lo que hacen las personas lo hacen con un único fin, y ese fin es tener amor. Y la única queja que tiene todo el mundo es la falta de amor. Y cuando esto sucede siempre culpamos a la persona más cercana.
Quien realmente ama ni vislumbra obtener algo a cambio. Puesto que ya el simple hecho de amar le ha llenado por dentro. Pero el amor es una suave melodía, que no puede ser escuchada si siguen habiendo los estridentes ruidos mentales. El amor sabe del silencio, ese es su hogar y esta anhelando que toquemos a su puerta. La puerta de nuestro corazón.

22 agosto 2009

Acércate




Hoy estoy buscando palabras para llegar a tu corazón.
Pero no son las palabras las que pueden hacerme llegar a ti.
Solo mi corazón sabe hablarle a tu corazón.
Solo así siento que me escuchas.



A menudo me pregunto que busco en ti.
Un viejo recuerdo, un viejo sentir, un viejo calor, no se.
A menudo me pregunto que buscas en mí.

Me doy cuenta que solo tocando un corazón me siento completo.
Y es tu corazón el que quiero tocar.
Un viejo calor, un viejo recuerdo. Me traen aromas de amor.
Solo una cosa puede hacerme tan completo.
Y esa cosa es el amor.

Miro atentamente al conocer a alguien,
Busco en los ojos un corazón, busco encontrarte en tu mirada.
Tocarte sacude todo mi cuerpo.
El tacto de tu piel remueve mi alma.

Por qué nos alejamos cuando el amor quiere surgir desde nosotros.
Es ese sentimiento la única cosa que puede unir a las personas.
Es el amor lo único que todos estamos esperando con intensidad.
Que bella es una sonrisa que nace de lo profundo de ti.
Que hermosa es una mirada que sabe verte.
Que embriagador es el tacto de quien tan solo busca sentirte.

Me gusta escucharte, por que detrás de las palabras puedo sentirte a ti.
Detrás de las palabras puedo ver tus sueños.
Detrás de las palabras siento tus miedos.
Veo que no buscas explicarme algo, siento ganas de acogerte, de sentirte.

La vida duele, lo he sentido.
Que bien, poder sentir.
Solo cuando el sufrimiento surge, es cuando podemos recordar algo muy importante.
La comodidad nos hace sedentarios interiormente.
Cuando algo se descoloca es cuando la fuerza del corazón nace.
Solo cuando te sientes morir, es cuando surge la fuerza de tu corazón.
Hay algo en ti que no va a dejarte morir en vida.
Hay algo muy dentro de ti, que despierta, cuando te sientes sin fuerzas.
Cuanto más sufro más amo.
Te invito a que aceptemos nuestra vulnerabilidad.
Nuestra fuerza radica en la capacidad de dejar ver nuestro corazón.
En nuestra capacidad de amar sin motivo alguno aparente.
En poder acercarnos sin temor.

Solo amándonos nos podemos sentir.
Y lo único que hay de por medio son las dudas.
Ya no hay tiempo para las dudas.
Ni un solo segundo más.
En eso radica la fortaleza.
En la incapacidad de dudar.
En la seguridad de ser.
¿Por qué tendríamos que dudar en ser quienes somos?
¿Acaso podemos ser otra cosa?
No hay cosa más bella, que ver a alguien autentico.
Me estremece ver una persona con la osadía de ser espontáneo.
Amada osadía, cuanto te añoro.


17 agosto 2009

Hara


La verdadera pandemia que asola a la humanidad, es que el SER, se ha convertido en un extraño para nosotros. Algo desconocido, que no entendemos ni vislumbramos.

Tenemos las tecnicas para sentirlo y no las usamos correctamente. Seguimos dando importancia a lo que nos hace sufrir, y sentir tan limitados. Tan solo la fuerza que otorga el Hara puede darnos el impulso suficiente para salir de ese agujero negro, en el todos en algun momento nos hemos encontrado atrapados.

Poco importa lo mucho que creamos saber, ni tan siquiera lo abierto que tengamos los corazones si no somos capaces de ser y hacer lo que pensamos y decimos, capaces de manifestarnos, dejarnos ver y elegir estar presentes. Hacer esto requiere haber tomado posesión de la zona baja de nuestro cuerpo, nuestro vientre. Haberse aposentado en el Hara.

Por tanto no se trata de mantener la atención en el Hara, sino más bien de estar aposentados sobre el, habitarlo y mantener una conexión permanente. Esto conlleva a un estado del ser, en donde sentimos nuestra autentica identidad y por tanto nuestra seguridad se abre ante nosotros como una flor se abre en tierras fértiles. Sentimos la fortaleza que nos corresponde por derecho y la capacidad de mostrarnos abiertamente sin albergar duda alguna.
Un corazón solo puede sentirse seguro con la fuerza que le brinda sentirse en el centro. Con la seguridad suministrada por el Hara.

Solo el hombre que ha conocido sus tinieblas siente la autentica necesidad de ir más allá. De salir de la oscuridad y liberarse de sus cargas.
Todo intento intelectual por “elevarse” conlleva a la persona a la egocentricidad y al sentimiento de superioridad. Que tarde o temprano termina por hacer caer y permite ver los autenticos limites, sumiéndose cada vez más en su infierno. Que dará la oportunidad al hombre de dar un vuelco a su corazón, a sentir la rebeldía de seguir viviendo entre las sombras de sus limites. Que otorgara el impulso del despertar del corazón.

La cima de un árbol solo llega a su pleno desarrollo si este está solidamente enraizado, el espiritu solo se desarrollar en su verdadera medida si no niega sus raíces, es decir, si conserva incesantemente el sentimiento de la unidad original de la vida.
Solo a través de la tierra podremos conocer los cielos, solo creando un vinculo con el mundo aceptaremos realmente lo divino. El espiritu impregna cada atomo de esta realidad, y no hay otra manera de lograr penetrar en el corazón de Dios. Estate junto a la madre y el padre llegará.

Solo se puede hacer realidad nuestro verdadero destino, si en lugar de instalarnos como maestros, somos servidores de la Gran Vida. Es una cuestión de auto identificación.
El Yo se caracteriza, tanto por el deseo y la ambición de brillar, como por el temor a fracasar.
Claro que en nuestro camino, podemos ser portadores del linaje de nuestra tradición y desarrollar la maestria. Pero ante todo debemos ser sirvientes. No nos sentamos por encima del alumno por ser un maestro, nos sentamos más arriba para poder tender una mano. Nuestro trabajo consiste en despertar la maestria del que nos escucha, en hacer arder el cosmos que arde en el interior de todos.

22 julio 2009

¡Arriba! Un día más


¿Tuviste un día en el que creías que no había salida?

Es fácil despistarse cuando soplan vientos que lo ponen todo fuera del sitio que estas acostumbrado a ver. Es fácil caer en el creer que estas en un agujero sin salida. Y que no habrá nadie quien te pueda ayudar.
Pero siempre hay una salida, cualquier problema que existe trae escrito en su revés la solución, no tengas duda de eso. Si nunca sale nada bien ¿Que harás? Está claro; seguir adelante. Aunque un fuerte viento te distraiga no puedes dudar jamás.

Levantate una vez más, haz de tu dolor tu fuerza. Halla la voluntad que recorre tus venas, por que no estas solo. Esos obstáculos están ahí para hacer de ti algo muy valioso. Dejate morir para poder vivir.

Esfuerzate siempre sin cesar, siempre da de ti lo mejor. Hazlo, por que no queda otra salida.

¿Tienes un sueño? Ve tras el. Por que ese es tu propósito. No importan tus miedos o lo que crees que hay de por medio. Nada te puede detener, tu tienes un sueño, y los sueños son el motor de la vida. Por que tras ellos se esconde el amor.

Pero recuerda algo; no estas solo. Por que solo no llegaras a ningún sitio. Si no puedes compartir, nada tiene sentido. Crece acompañado, crea acompañado, que en tus sueños tus éxitos los logres en compañía.

Haz de ti la cosa más bella que halla existido. Y olvidate ya de esas tonterías del ego.

Cansino resulta ver ego aquí, ver ego allá, ver ego en todos sitios. Ese camino solo lleva a ver ego en todo. Hasta en tu sopa. Asi que dejalo ya.

Fíjate más bien en las virtudes, en lo bello, de bien seguro que andarás más relajado.

Hay un punto que tratar respecto a lo que nos incomoda. Solo nos pueden incomodar las situaciones cuando nos identificamos con ellas. Hacemos de una situación, exterior o medianamente interior, no importa, algo personal. Algo muy personal, y de repente nosotros somos el problema. Y claro, si nosotros somos el problema, lo tenemos muy oscuro.

Lo bueno es que nosotros nunca somos el problema. Podemos participar en mayor o menor medida. Pero en realidad la cosa nunca va contigo ni con nadie. Eso nos hace entender que no hay culpables. Más no significa que no tengamos que hacer nada para enmendar la situación. Pues es nuestro deber; crear armonía allí donde se requiera.

Seamos pacientes. Todo tiene su proceso, su digestión y elaboración. Cojamos la espada de la voluntad para ir allá donde sintamos que este la salida, una y otra, y otra, y otra vez. En ti esta la fuerza, sin duda.

Permite, si es el caso. Que tu mundo se desborone. Por que a veces, eso es lo necesario para poder seguir adelante. Tranquilo, siempre habrá algo que te sustente. Como un recién nacido entra en crisis, por que su mundo se le ha quedado pequeño en el vientre de su madre. De bien seguro que afuera será recibido y acojido. Y un nuevo mundo se abrirá ante el. Algo nuevo por descubrir.

06 julio 2009

Tantra I


¿Que hemos estado haciendo con nuestra sexualidad? La hemos relegado a un simple rasca espaldas que usamos cuando la cosa nos pica. ¿Que estamos haciendo con la ocasión de unir plenamente nuestro espíritu con el de otro?

¿Que dirías que es el Tantra? ¿Meditación? ¿Sexo? ¿Sexo y meditación? Pues no es ninguna de las dos. Hay y ha habido mucha confusión respecto a esta escuela espiritual.

Hay dos formas de embarcarse en el camino hacia ti.
El primero consiste en renunciar a las cosas del mundo. A tu familia, a tu casa, a tu trabajo, a tus relaciones y a tu sexo. Entonces te aíslas y te sumerges profundamente en ti, trabajas por liberarte de tu cuerpo y retornar a la fuente.
El segundo consiste en aceptar plenamente las cosas del mundo. Implicarte con todo tu ser en la sociedad, y manteniéndote en ti con tu practica, anclado en tu linaje, llegar a generar una transformación de aquello que te envuelve. A esto se le llama el proceso de inducción. Aquí no te vas al cielo, sino que trabajas por crear un cielo en la tierra. Esto es Tantra. Aceptar tu humanidad sabiendo que eres divino por naturaleza, saber que lo que tienes que aprender es a ser un humano angelical, divino.
Para ello usamos plenamente nuestro cuerpo más denso, que es el cuerpo físico. Y digo el más denso, por que es el único que se puede tocar y adolecer. Y es a través de el que se puede lograr la liberación. Tenemos otros cuerpos más sutiles y otras formas de usarlos.

La naturaleza ha dotado al ser humano de sexualidad. Ha creado al hombre y a la mujer. Y todo un sistema glandular y hormonal para que estos dos se unan, y no sientan otra cosa más fuerte que querer estar juntos. Así que… Juntémonos. Pero necesitamos aprender que hacer con toda esa energía que se desata. A darle una dirección y sentido. Eso es tantra.

Sexualmente hablando estamos en la generación Porno. Los jóvenes tienen como manual de instrucciones del amor un puñado de películas pornográficas y cuatro datos más. Y cuando se inician en el sexo intentan recrear una película pornográfica. ¿Ves lo limitado de todo esto?

El Sexo es el cuerpo que pide amor. El sexo es cosa de todo el cuerpo, no de una zona aislada. El sexo es algo fundamental en nuestras vidas, venimos a través de el. Así que por que te molesta hablar de el.

En el Tantra aprendemos que se puede dialogar con el tacto, el olfato, el gusto, la energía, el sonido, la temperatura. Con cualquier cosa que puedas percibir en el otro y en ti. Lo sientes y te zambulles en el. Deja salir tus sensaciones, lo que sientes. Dejas que recorra todo tu cuerpo. Retuércete de placer, gime con tu alma. Has de tu orgasmo un orgasmo del corazón. Se puede. Solo practica.

Los seres humanos tenemos tal capacidad orgásmica, llegar a hacer vibrar todo cuerpo, perder la el control totalmente y olvidarte por un momento de quien eres y tus historias. Ante todo un orgasmo es algo sumamente espiritual, algo muy sagrado.

04 julio 2009

Te amo...


¿Y que excusa tendremos que inventarnos hoy para acercarnos? ¿Que conversación coherente vamos a crear para atrevernos a sentirnos mutuamente? ¿Seremos capaces hoy de mirarnos sin sentir la necesidad de llenar ese espacio con palabras?

- Hola ¿Qué Tal?
-Bien, ¿Y tú?
-Bien

¿Cuantas veces hemos repetido estas palabras? Es cómico si lo miras bien. Y si lo miras mejor ¿Qué hay? Un querer acercarte uno al otro. Saber como te sientes en ese momento. Expresar el júbilo que te genera la presencia de un alguien. Es hermoso. Y esta belleza se podría dejar ver más claramente si nos atreviésemos a decir lo que realmente sentimos.

Quiero hacer un llamado, un llamado a la presencia del amor manifestado sin ningún temor. Digamos: Te Quiero, cuando nos sintamos en agrado en presencia de alguien. ¡Que miedo ni que pamplinas! Eso ya tiene que comenzar a ser cosa del pasado.
Así que por favor no te asustes si un día cualquiera te digo Te Quiero.

Tengamos la osadía de ser lo que sentimos, expresar lo pensamos. Tener la suficiente seguridad como para creer en nosotros y en nuestras manifestaciones. Cualquier otra cosa es una mentira.

Seguridad viene de Seguro. Y algo seguro es algo real. Y lo único real es el Ser. Así que solo cuando estamos en estado de plena presencia, cuando Somos, es cuando se expresa la autentica seguridad. Seguridad no es actuar con violencia u orgullo. Seguridad es dejarte salir, y cuando sales de verdad se nota. Tus palabras y tu mirar harán vibrar a quien te escuche. Eso maestría. La pura expresión del amor. Por eso es que un autentico maestro es quien te sabe tocar el corazón.

No hay cosa que nos de más miedo que el ser auténticos. Y no hay cosa más bella que ver a alguien autentico. Estamos destinados a enamorarnos de esa expresión tan real.
Cantemos, cantemos cada día y dejemos salir el verdadero naad, el sonido de tu corazón. Y eso no es nada esotérico, ni hace falta conocer a un gurú escondido en una cueva que esta esperando el momento oportuno para aparecérsenos e instruirnos en los recónditos secretos del universo. El sonido de tu corazón es la expresión de ese sentimiento que impregna cada célula de tu cuerpo. Y bien seguro que está. Podemos aprender a localizarla con facilidad o podemos llegar a desconocer la manera de contactar con ella. Hay trucos. Todos en un momento u otro dejamos salir nuestra ternura. A veces hace falta ver un bebe, a veces hace falta ver a alguien que te guste, enamorarte. Mira lo que sientes, mira lo que cantas. En realidad no le cantas a nadie, ni te enamoras de nadie. Es una necesidad intrínseca del ser humano el poder expresar el amor que llevamos dentro. Obsérvalo y pronto sabrás encontrarlo cuando te apetezca. El segundo paso es tener el valor de expresarlo. Ya luego podrás sentir lo mismo mirando unas hojas de un árbol, las nubes, la voz de la gente... Vivirás enamorado y no serás decepcionado. Por que ya no estas dándole falsas formas al amor.

Escuchemos, por que tu corazón es mi corazón. Y nuestro corazón me importa. Todo lo que ahí ocurra me conmueve, me estremece, me enamora, me hincha, me eleva.

Ya se ve venir, ya lo estamos tocando. Ya esta aquí. Te amo.

03 julio 2009

He aprendido...

pppp
¿Cuantas veces he tenido que callar para poder escuchar mi propia voz? ¿Cuantas veces he tenido que cerrar mis ojos para poder verme mejor? ¿Cuantas veces he tenido que dejar de hacer para poder Ser?

Si nos preguntacen que hemos aprendido en la vida hasta el dia de hoy ¿Qué diriamos?

He aprendido que el amor es lo más valioso, y que nada tiene sentido si no esta impregnado de amor. Que el conocimiento solo sirve para poder expresar ese sentimiento de conexión. Para darle forma.
Por amor me acerco a ti, por amor te escucho, el amor disuelve los velos que nos distancian.

No hablo de un amor romantico y fantasioso. Me refiero a la fuerza sustentadora de vida, al magnetismo que nos mantiene unidos, el batir de la cola de tu perro, la brisa que te refresca, la luz que nos da vida, la profundidad de tu mirada.

Lo unico que todos estamos buscando es un poquito de amor. No hay intereses, malas intenciones o falsedades. Solo hay demanda de amor. ¿Somos capaces de verlo? Vamos por la vida confundidos, despistados, apabullados y a menudo actuamos compulsivamente y egoistamente. Eso es un signo de que tenemos que ser inyectados con una dosis de ternura, vendados con la escucha y recetados con un poco de atención.

No hay nada en nuestra vida que podamos controlar. Ni la más minima situación en este mundo esta o estará bajo tu control. Y menos mal que que asi es. Todo esta en mejores manos. Y ya que tenemos libres las nuestras, cojamosnos sin más motivo que hacerlo. Miremosnos sin más motivos que mirarnos.

Tambien he aprendido a no querer ser mejor, por que eso conlleva a creer que los que me rodean son peores o mejores que yo. Eso crea distancias y yo busco cercania, unión.

He aprendido que escuchar es una buena manera para entrar en el otro. Ver su vida con mis ojos.
Escuchame, pero no me creas. Solo busco que me escuches.


-Si te sientes perdido, con tus ojos no has ver. Hazlo con los de tu Alma y encontrás la calma-

02 julio 2009

Linaje


¡Oh tu! Quien quiera que fueres. Buscador de paz, entendimiento y amor. Tú quien emprendes las más osadas aventuras del Dharma. Buscador donde los hubiese.

¿Cuantas veces te has sentido como un mendigo? Pidiendo, deseando, ansiando. Y ni siquiera sabes con certeza que es lo que vas persiguiendo entre fantasías, letras, pasiones...

Como sedientos crónicos vamos caminando por la vida, intentando saciar nuestra sed. Pero en nuestro andar solo nos encontramos con agua salada. Sí, aquella que cuanto más bebes más sed te da.
Vivimos sintiendo que la vida se nos escurre entre las manos, de aquí a allá con prisa. Diciendo; no tengo tengo tiempo.

Tal vez sea por eso que no vemos que nuestro hogar es una fuente. Y cada vez que sintamos sed, solo tenemos que tomar la llave que nos ha sido dada, y que en sus dientes lleva escrita la palabra silencio. Da igual que sea una llave yogui, budista o nativa. Da igual, todas las llaves sirven para abrir la puerta de tu hogar.
Ahora bien, abrirla es un proceso. Largo o corto no importa. No estamos aquí para analizar la vida. Como tampoco una fresa esta para ser analizada. El análisis desfragmenta, no une.
Y debemos de recordar que el proceso de abrir esa puerta requiere del uso de una sola llave y de nuestra entrega en usarla. Pero esa es otra historia.
La llave sirve para entrar en nuestro hogar y beber de la fuente. Allí también esta nuestro trono y nuestro cetro. Entonces, serás un Raja Yogui. Un yogui Real. Sentirás como el espíritu de la vida fluye por ti y por todo. Verás a Dios en ti y en los demás. En el viento y en el Sol. Te unirás al silencio que subyace a cualquier ruido.

Eso es comprender que si ignoras las excelencias de tu propia casa. No podremos ni vislumbrar las riquezas del mundo.

Conexión con nuestra Alma


El Alma es la fuente divina de la cual podemos beber para satisfacer nuestra sed interior.
La conexión con nuestra Alma, representa la relación con nosotros mismos. Es la sintonización con nuestra esencia.
Se ve en la mirada de nuestros ojos, en la imagen que tenemos de nosotros mismos.
Cuando esta conexión es fuerte, vivimos desde el corazón, y nuestro corazón esta "encima" de la cabeza. Nos sentimos conectados con el Universo, la Naturaleza y con los demás seres. Nos volvemos humildes.
Una conexión débil, nos vuelve poco creativos y nos bloqueamos, intelectualizamos demasiado. Nos sentimos solos, a la deriva y experimentamos una profunda separación con todo.

-extraido de reflexiones yoguicas-

01 julio 2009

¿Hacia donde vamos?




Cada mañana al despertar ¿qué es lo primero que te invade? ¿Que te motiva a levantarte de tu lecho?


Un sabio dijo que tenemos dos tipos de propósitos; el interno y el externo.
El interno siempre es Ser tú, mostrarte de verdad.
El segundo puede variar con el tiempo y la persona, más nunca tiene sentido sino hemos cumplido el primer propósito.

Si observamos atentamente, veremos que siempre hay en nosotros una sensación de carencia e insatisfacción, y que siempre es la misma, invariable, aunque le demos motivos diferentes cada vez. ¿Pero que haremos cuando no nos podamos engañar más? Cuando veamos claramente que la desdicha crece dentro nuestro, y las formas externas poco tienen que ver. ¿Que logrará hacerte mover un dedo?, cuando ya sabes que tras tu acción no vas a lograr darle sentido a tu vida. Seguirás en busca de alguien que te salve, o de un dinero que haga sentir más seguro, o huyendo de un sitio para otro en un intento de huir de ti mismo. De bien seguro que tus fantasías tampoco te serán útiles, como tampoco lo será buscar respuestas en otros. Llegados a este punto solo hay dos salidas; o vives o mueres. Y no valen intermedios, por que no existen.
A esta situación se le ha dado muchos nombres; crisis, la noche oscura del alma, shakti pad. Todas dicen que tras una situación de confrontación contigo mismo, surge algo nuevo en ti. Tal como el ave fénix resurge de sus cenizas, tras ser quemado.
Más no resulta práctico ni es recomendable, pensar y tener la expectativa, que ese estado zombi va a dar lugar a algún tipo bienestar. Eso solo retrasa el proceso real. Y es tu proceso personal. El cual si eres lo suficientemente sincero, te darás cuenta que no sabes como culminara o si lo hará.

¿Entonces que harás cuando ya no queda nada que hacer? la respuesta ya la trae la pregunta. No hagas nada. No hagas nada que de verdad no quieras hacer. No hagas nada que contribuya a tu lucha interna, a tu dolor, a tu engaño. Quizás lo único que nos queda en ese momento es dejarnos sentir. Sincerarnos con nosotros mismos. Y no siempre resulta fácil. Da mucho miedo, soltar tus mascaras ante ti mismo, y que decir ante los demás. Es poder ver que es lo hay de verdad tras nuestro orgullo y nuestras historias absurdas.

¿Te suena todo esto? Bendita sea, entonces algo en ti se esta desboronando. Estas son las tierras del corazón. En las que no valen las fantasías, ni los intentos de perfección. Más no te enaltezcas, por que no es nada. Solo significa que damos más relevancia al sentimiento que a los deseos de gloria.

Hay una bella canción que dice; por la vida vas seguro y decidido, pero menos mal que acabarás perdido. Perderse no es ningún error, a veces es mejor. Te vuelves a buscar, te empiezas a reencontrar.

Esta muerte psicológica y mental, solo puede dar lugar a un renacimiento de tu ser. O mejor dicho, a un redescubrimiento de ti mismo. Donde solo elegimos dar atención a cosas más reales. En donde estamos más en conexión con nuestro sentir, con nuestro aliento. Y esa es una nueva senda. Una nueva manera de vivir. Sin más adornos que lo real, que bien bello es ya.

COMO NO VOY A CANTAR
COMO NO VOY A CANTAR SI TENGO TODO PARA CANTAR
SI TENGO LUNA, SI TENGO SOL, SI TENGO ESTRELLAS, TIERRA Y MAR
COMO NO VOY A REIR
COMO NO VOY A REIR SI TENGO TODO PARA SER FELIZ,
SI TENGO LUNA, SI TENGO SOL, SI TENGO ESTRELLAS, TIERRA Y MAR...